Seguramente has visto o escuchado sobre las escobillas de carbón y si no es así, te invitamos a conocerlas; resulta un poco curioso que lleven este nombre pues en realidad si las conoces, sabrás que de escobillas no tienen nada, pues son simples cuadritos o poliedros de carbón con pequeñas conexiones o resortes.

Pero te contamos por qué llevan ese nombre. Estas escobillas o carbones se han popularizado mucho en los últimos tiempos pues hoy en día las máquinas nos resultan indispensables para todo y así como prácticamente para todas nuestras actividades nosotros requerimos de máquinas, así ellas o la mayoría de ellas que cuentan con un motor requieren de las escobillas.

Tal vez para nosotros es familiar que las máquinas funcionen a través de la energía, y aunque la tecnología avanza a pasos gigantescos, los motores siguen un principio básico, establecer una conexión eléctrica entre una parte fija y una parte rotatoria en un dispositivo, para realizar esta conexión, se fijan dos anillos en el eje de giro, generalmente de cobre, aislados de la electricidad del eje y conectados a los terminales de la bobina rotatoria entonces frente a los anillos se disponen las escobillas de carbón, que mediante unos resortes, hacen presión sobre ellos para establecer el contacto eléctrico necesario.

Este es el funcionamiento actual de los carbones o escobillas, pero cuando éstas aun no existían para cumplir la misma función se utilizaban como pequeñas brochitas de filamentos metálicos generalmente de cobre y aunque cumplían con la función para la que fueron diseñadas tenían un problema se calentaban, se fundían rápidamente y se quebraban, entonces ante esta problemática se requería de un material mucho más resistente y que de igual forma permitiera la conductividad eléctrica y resulta que el carbón es un material auto-lubricado, que no se desgasta aceleradamente y no ataca la superficie sobre la que está frotando, en Carbones Avante nos hemos preocupado por tener "el mejor aliado de las maquinas" conductor de la electricidad.

Ahora sabrás que la denominación escobillas de carbón llegó para quedarse y aunque la tecnología cada día es más simple y nos invade, probablemente la forma cambie, pero en esta industria los viejos principios siempre toman fuerza.